Adviento y Navidad

Adviento y Navidad

Tiempo de soñarnos a nosotros mismos yendo —¿por qué no?— en una de esas caravanas que iban a Belén.

Es el tiempo para soñar fuertemente que es verdad, que la salvación es posible, que la felicidad del hombre en la tierra a pesar de todo es posible y que la vida tiene un sentido y una razón, que sigue siendo verdad que aquella noche los ángeles cantaron en los cielos y los pastores escucharon la Palabra de Dios en los ángeles (P. Alberto María).

«Construir el belén en casa puede ser un modo sencillo, pero eficaz, de presentar la fe para transmitirla a los hijos. El belén nos ayuda a contemplar el misterio del amor de Dios, que se reveló en la pobreza y en la sencillez de la cueva de Belén» (Benedicto XVI, 11 de diciembre de 2005).

X

Botón derecho del ratón

Opción no disponible